Como promotor de lectura siempre le insisto a los bibliotecarios de las áreas rurales y urbanas que deben tener espacios de lecturas personalizados y que por lo menos se lean un libro al mes para crear su propio hábito de lectura.

 

¿Qué implicaciones tienen estos ejercicios personalizados de lectura en las bibliotecas que ellos dirigen? Primero, tienen un mayor conocimiento de los catálogos de libros que poseen y pueden fácilmente recomendar a los autores que han leído y eso les da una enorme ventaja en relación a sus contornos sociales y educativos. En segundo lugar, tienen la posibilidad de crear programas de promoción de la lectura y de toda la agenda de actividades de la biblioteca.

 

Hay que tener en cuenta que el libro ha sobrevivido a miles de años y ha tenido que afrontar todas las dificultades que el hombre y el tiempo le han puesto por el camino. Desde la época de Aristóteles “el lector” hasta nuestros días ha corrido mucha agua por debajo del puente, y no solo agua, sino mucha tinta y papel. Es fundamental insistir en la lectura por placer como ejercicio de aprendizaje personalizado porque de esta forma tenemos más espacios para entender y aceptar cada una de las opiniones ajenas y poder rebatirlas con argumentos sólidos.

 

Esta demostrado que un lector de literatura general siempre tiene todas las herramientas conceptuales para debatir con argumentos sólidos en cualquier espacio donde se encuentre. Es un error que bibliotecarios y promotores de lectura no lean, es un oficio en el que la lectura es la base del buen desarrollo de sus proyectos personales y profesionales. Tener la lectura como una actividad cotidiana nos mejora la calidad de vida en mundo priorizado por los likes y las redes sociales, en las que en contadas excepciones encontramos artículos y notas que valgan la pena detenerse a leer y de la cual aprendemos algo. Es por momentos como estos que debemos tener esa pausa para dedicarla al deleite de la lectura personal.

 

Por último, todos debemos tener admiración y respeto por cada una de las personas que se enfrentan a la página en blanco para escribir un relato que llegará a uno o millones de lectores desconocidos, gracias a esos artesanos del conocimiento, podemos disfrutar de verdaderas joyas literarias. No te olvides ¡En el Leer está el placer!

comentar