No fue una tarea fácil emprender La Carreta Literaria ¡Leamos! Sin embargo, las calles emblemáticas de Cartagena fueron testigo del nacimiento de este proyecto, gracias a personas que creyeron que era viable y posible, y a mis ganas de ser útil a la sociedad. Acompáñame en este recorrido de ocho entregas, en el que cuento mi evolución desde vendedor de agua y Bon Ice a ser promotor de lectura con La Carreta Literaria ¡Leamos!

 

1 – La fotografía.

En julio de 2002, mientras vendía agua en la calle Stuart del barrio San Diego, unos estudiantes de la Institución Universitaria Bellas Artes me tomaron una foto sin saber que años después esa misma fotografía me serviría para contar mi historia.

Puedes ver la historia completa en el siguiente post de Instagram. 

 

2 – El primer encuentro.

En la esquina entre la calle Ricaurte y la calle de las Damas, le vendí una botella de agua a Jaime Abello Banfi, director de la Fundación Gabo. Gracias a él accedí a un proceso de lectura por placer con la fundación que él preside.

Puedes ver la historia completa en el siguiente post de Instagram. 

 

3 – Obsequio de los primeros libros.

El 27 de mayo de 2003 en la calle del Landrinal me encontré nuevamente con Jaime Abello quien me obsequió los primeros libros de La Carreta Literaria ¡Leamos!

Puedes ver la historia completa en el siguiente post de Instagram. 

 

4 – La Fundación Gabo.

El 27 de mayo de 2003 tuve la primera reunión importante para el inicio de La Carreta. Estaba reunido con Jaime Abello, Ricardo Corredor y Jaime García -hermano de Gabo- en la Fundación Gabo (antes FNPI), quienes se comprometieron a apoyarme a emprender La Carreta.

Puedes ver la historia completa en el siguiente post de Instagram. 

 

5 – Plan separe de libros.

Mis ganancias obtenidas por la venta de agua las empecé a invertir en libros. La directora de la Librería Forum, Mónica Estévez, me ofrecía plan separe por los libros. Así comenzó la primera biblioteca de La Carreta Literaria.

Puedes ver la historia completa en el siguiente post de Instagram. 

 

6 – Congreso de la Lengua Española

En 2007 me invitan al 4to Congreso de la Lengua Española que se realizó aquí en Cartagena. Después del congreso, decidí no ser más vendedor ambulante y emprender la Carreta. Luego de esto, en el Parque de Bolívar, me encontré con el director del Concurso Nacional de Belleza, Raimundo Angulo, a quien le cuento sobre La Carreta Literaria ¡Leamos!

Puedes ver la historia completa en el siguiente post de Instagram. 

 

7 – Las primeras barreras.

Luego que empecé a empujar La Carreta Literaria por las calles del Centro de Cartagena, me detuve en el Camellón de los Mártires muy preocupado porque el proyecto aún no era sostenible y no tenía cómo pagar el arriendo ni la comida. Por tanto, me regresé al lugar donde vivía para seguir vendiendo agua.

Puedes ver la historia completa en el siguiente post de Instagram. 

 

8 – Dr. Raimundo Angulo.

Me encuentro nuevamente con el Dr. Raimundo Angulo, en la calle del Arzobispado, quien luego de saber que La Carreta Literaria no contaba con financiación, decidió patrocinarla. El 22 de mayo de 2007 salgo oficialmente a las calles del Centro Histórico y desde ese día hemos estado 13 años con el proyecto ininterrumpidamente, apoyados hasta hoy por el Dr. Raimundo.

Puedes ver la historia completa en el siguiente post de Instagram.

 

 

comentar