Image Alt

Programas

Programas

Estas son algunas de las estrategias de promoción de lectura que La Carreta Literaria implementa para promover este hábito entre diferentes públicos.

Talleres de lectura en voz alta para primera infancia

La Carreta suele visitar los Centros de Desarrollo Integral (CDI) urbanos y rurales, espacios donde el Estado brinda atención integral a niños de 0 a 5 años. Consciente de que esta etapa es clave para el desarrollo, Martín les lee cuentos cortos ilustrados que suelen convertirse en el primer encuentro de estos niños y niñas con la lectura.

Talleres de lectura a dos voces

En esta estrategia, que se usa para primera infancia, secundaria y universitarios de primer semestre, Martín invita a un miembro del público al frente para leer con él. Este ejercicio se repite varias veces, en muchas ocasiones involucrando también al profesor, y permite así que el otro lector adquiera habilidades para leerle en voz alta a otros.

Talleres de lectura para empresas

En estos talleres, La Carreta Literaria se ha encontrado con un público que generalmente no lee por falta de tiempo o desinterés. Sin embargo, Martín hace uso de la lectura en voz alta como una herramienta para mostrarles a los trabajadores cómo mejorar sus habilidades para presentar sus propuestas o estrategias ante el personal.

Talleres de lectura con padres o abuelos

La Carreta entiende que la promoción de la lectura como un hábito por placer no es solo responsabilidad de la escuela y el maestro. Por eso también desarrolla talleres en los que invita a los padres de familia o abuelos de los niños para que sean un apoyo de los promotores y adquieran así habilidades que puedan replicar en casa.

Talleres de lectura con adultos de tercera edad

Durante sus recorridos, La Carreta no solo visita los centros educativos. También llega a los parques y plazas buscando a los mayores del pueblo. Ahí, luego de entretenerlos por medio de la lectura, Martín se sienta a escuchar de sus voces las historias del pueblo y de sus personajes.

Promoción de lectura puerta a puerta

Como parte de la campaña ‘Bolívar sí lee’, La Carreta llega a los municipios del departamento y, en compañía del bibliotecario, recorre algunos barrios contando casa por casa de qué se trata el proyecto, por qué es importante la lectura e invitando a visitar la biblioteca del pueblo.

Tertulias literarias con referentes lectores

En estas sesiones de promoción de lectura, La Carreta invita a líderes o referentes sociales de la comunidad a leerles a niños de primaria y luego moderar un análisis en torno a la lectura. Esto no solo se convierte en una motivación para seguir asistiendo sino que además es una estrategia para conectar a este público con modelos a seguir a través de la lectura.

Clubes de lectura semilla

En sus visitas a los municipios de Bolívar, La Carreta suele identificar estudiantes con el potencial de convertirse en promotores de lectura entre sus compañeros. A ellos les entrega una pequeña dotación (un diccionario y cuatro libros) como insumo para que lideren clubes de lectura con otros niños de la misma edad, generalmente con acompañamiento de docentes.

Apoyo a la promoción a través de colecciones

Es una asesoría que La Carreta les brinda a los maestros de español o promotores de lectura para que construyan el plan lector para sus estudiantes. Generalmente el maestro comenta la línea temática que busca desarrollar y a partir de ahí La Carreta sugiere y entrega una colección de ciertos autores -Ivar Da Coll para primera infancia o Yolanda Reyes para secundaria, por ejemplo-, libros o cuentos.

Manteles de la socialización

Esta estrategia, dirigida especialmente a estudiantes de secundaria, consiste en leer un cuento y tomarlo como base para intervenir en grupos unos manteles que reflejen el mensaje de la historia. “No hay libreto, nadie manda y no hay límites”, explica Martín, y agrega que así se promueve el trabajo en equipo y el respeto.

Vacaciones recreativas

Las vacaciones son la época ideal para enamorar a los niños de la lectura por placer. La Carreta ha sido invitada a participar en las vacaciones recreativas que organiza el Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena (IPCC). Con sus talleres, Martín se ha tomado las playas y parques de la ciudad.