¿Qué me gusta leer?

Siempre que estoy en alguna gira con La carreta buscando lectores  y oyentes, o allí donde me encuentre debo siempre tener a mano los libros que estoy leyendo que suelen ser cuentos o novelas. Pero también me gusta mucho la lectura informativa, y cada día desde primera hora de la mañana me lío a leer en mi computadora periódicos en español del mundo entero, para estar informado de los aconteceres de este mundo violento, dirigido por políticos que, encumbrados en su liderazgo, dejan en claro quiénes son, aunque solo sea porque con la mayor indiferencia deciden el futuro de la mayoría de nosotros sin que les importen las consecuencias de sus decisiones. De verdaderos líderes tienen francamente poco.  Y por añadidura no son en absoluto aficionados a la lectura, ni siquiera de literatura en general, lo que contribuye a su falta de sensibilidad social y humana. Y les cuento todo esto porque por donde quiera que vaya compruebo que son pocos los funcionarios públicos a los que  les gusta leer por puro placer. ¡Qué importante es la lectura para cualquier persona que desea practicar una forma agradable de entretenimiento así como tener un trampolín para saltar al mar de conocimientos que nos da esa lectura! Porque no solo nos entretiene sino que nos brinda la oportunidad de ver cómo se despliega un mundo ante nuestros ojos cada vez que terminamos de leer un libro, cualquiera que sea su género.

    La lectura es la base de mi trabajo con el que promuevo esta hermosa actividad para todos y es para mi un inmenso placer poder decir que por medio de este vehículo de comunicación he logrado ser útil a la sociedad. Y aspiro a conseguir que muchos de los que conocen mi proyecto sean igualmente lectores por placer hasta que Dios y sus fuerzas físicas se lo permitan. No me alcanza el espacio para enumerar la lista de libros y autores que se nos ofrecen para leer por placer, en todos los idiomas y todas las culturas,  buenos y no tan buenos. Pero tengan en cuenta que lo que a mí me gusta leer no tiene por qué ser lo que les complazca a ustedes. Por eso lo único que le pido señora lectora, o señor lector, es que lea lo que le guste, pero lea, no se prive de ese placer; una actividad que podemos realizar solos o en compañía, de forma que nos convirtamos en  referentes para niños y estudiantes de todas las edades; por eso en su tiempo libre le sugiero que salga con un libro a buscar  ese lector u oyente pasivo que lo quiera escuchar. Lo invito a que no se prive  de ese placer, que es tan antiguo como  el invento de la rueda, que muchos siglos después sigue rodando por el mundo.

1 Comment

  1. Web Hosting dice:

    Alli hay libros nuevos y usados provistos por la Fundacion, que los ninos pueden pedir prestados para leer. Uno de los asistentes a veces lee en voz alta para los ninos, pero la mayoria de estos prefieren elegir un texto por si mismos para ojearlo solos o con amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *