Pensar la carreta

Siempre debemos tener un momento de auto análisis, donde nos sentemos a pensar que cosas buenas estamos realizando, y donde estamos fallando; no podemos esperar que esa critica venga de fuera de nuestro proyecto por una sencilla razón, es nuestro y debemos ser conscientes de que no somos perfectos. Por eso debemos estar siempre pendientes de todo lo que tiene relación con el proyecto, así como supervisar permanentemente las redes sociales en las que estemos presentes.

Debemos por ello escuchar y tomar nota de todo lo que nos dice nuestro publico, real y virtual, no solo cuando nos felicita, sino también cuando nos critica, incluso cuando nos parece que esas críticas están fuera de lugar, o que quien nos interpela no sabe de lo que esta hablando. Es  ahí donde debemos mirar hacia arriba para descubrir cuál es la rama de la ceiba gigante que no nos deja ver el sol con claridad. Y a partir de ese instante aceptar que estamos cometiendo errores que poco a poco han ido escorando la nave, y que corremos peligro de hundirnos. Cuando ya tenemos identificados nuestros errores la regla dice que no se deben volver a cometer, pero repito, como somos seres humanos es muy posible que volvamos a hacerlo es preciso que seamos capaces de reparar en ellos para corregirlos; y todo es como una plana de la escuela, en la que tuviéramos que escribir 100 veces una palabra para aprender a hacerlo correctamente.

Eso es lo que tenemos que hacer con nuestro proyecto, porque es nuestro proyecto de vida. Y también es muy importante tener tiempo suficiente para ir pensándolo a medida que vaya desarrollándose. Hay que planificar, sí, es lo correcto. Pero solo la práctica nos mostrará el fruto de nuestro trabajo porque todos sabemos que una cosa es la teoría, y otra muy distinta la practica. Así pues queridas lectoras y lectores los invito a un momento de auto análisis de su proyecto. No esperen que les digan que la rama de ceiba que más sombra da, está carcomida por el comején desde su tronco, y si no nos apartamos se nos cae encima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *