Nadie está obligado

Nadie está obligado a hacer de su proyecto de lectura lo que usted ha soñado que sea. Durante los 12 años que lleva La Carreta Literaria Leamos- LaCaLiLe rodando, esta es una de las pequeñas reglas que no nos hemos permitido olvidar.

Lo primero que se debe tener en cuenta es que usted es el creador de su proyecto, lo cual lo hace responsable de los aspectos positivos y negativos que pueda tener; lo segundo, es que el tiempo le ayudará a determinar una filosofía que reafirme los objetivos con los que empezó esta aventura, esencialmente eso es lo que hará que su proyecto permanezca en el tiempo.

Todos los proyectos mejoran día, sí bien existen ideas que no se pueden desarrollar inmediatamente, estas se “archivan para más tarde”; por esta razón, es necesario estar todo el tiempo informado de las fechas en las que se conmemoran las diversas manifestaciones de índole cultural, tal vez ahí, en la celebración de dichas fechas se encuentre un escenario para participar y poder desarrollar esas ideas que quedaron en el tintero.

Otro aspecto sobre lo que es “obligatorio y no lo es” es que no se puede participar en todos los escenarios o aceptar todas las invitaciones, lo principal en este aspecto es que se tenga la disposición personal e institucional, por ejemplo: pueda que usted en lo personal no vea necesario asistir a un evento, pero si en el usted podrá mostrar su marca y hacer crecer las alianzas institucionales de su proyecto, usted deberá hacer uso de su imagen personal con tal fin.

Ya mencionaba que tanto los momentos felices como los momentos duros están bajo su responsabilidad total, ello también implica el manejo adecuado de las redes sociales. La imagen que se proyecta a través de estos recursos tecnológicos cada vez cobra mayor importancia, bien si usted lo hace personalmente o si llega a tener un Community Manager, su imagen personal y la del proyecto deben procurar ser impecables, ser un ejemplo ante todo.

Por otro lado, otro aspecto que sirve para generar una buena imagen del proyecto es el voz a voz que usted genere con las personas que están en su entorno, siendo referente en su forma de organizarse administrativa y logísticamente al momento de desarrollar el proyecto, siendo amable con los colaboradores, siempre se debe reconocer el esfuerzo que hacen los demás por su proyecto, de igual manera se deben remunerar bien los servicios que se tengan que contratar, si es el caso se debe dar una excelente dotación de uniformes, recordando que se habla de una buena imagen este aspecto es fundamental.

Sobre esto último es importante resaltar que no todo el trabajo se debe valer con el peso de voluntarios, no se valga de su posición para conseguir voluntarios que le permitan ahorrarse unos pesos, y a los voluntarios que se sumen a la tares, se les debe tratar con respeto y consideración, porque esa persona valora su proyecto tanto que no le importa el dinero. Este punto marca muchos beneficios para el futuro.

Es un deber ético que quien maneje un proyecto sepa escuchar a las personas que quieren darle consejos para mejorar, no se convierta en un “sabelotodo”, ese tipo de personas son las “mata proyectos”, porque hay que mirar para todos lados, y escuchar las diversas opiniones sobre el desarrollo de proyectos, ninguna idea se puede descartar por absurda que parezca.

Finalmente, guardando estricta relación con el título de esta nota, “quiero decirles que si alguien muy cercano a ustedes llega a un cargo público o a la dirección de una empresa privada, en ningún caso está obligado a ayudarle; solo su constancia, paciencia, y esfuerzo por sacar adelante el proyecto hará que muchas personas quieran ayudarle, ya nos toca a nosotros como directores saber sortear las dificultades, y siempre tener buena disposición a la hora de ir a desarrollar un programa; los problemas como en todas las buenas familias se quedan en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *