Leer es todo

Para una sociedad como la colombiana es muy importante tener un aporte de todos sus referentes sociales; así, el futuro de la nuevas generaciones será más agradable y justo.

Al paso que vamos, en ciertos niveles socioeconómicos y especialmente en las áreas rurales la cosa no pinta muy bien que digamos. La razón es que el “dios dinero” brilla sin importar cómo se consiga, lo importante para muchos parece ser obtenerlo y mostrarlo para llevar un alto estatus ante su círculo social y familiar.

Pero la cosa cambia al salir de esas burbujas y llegar a círculos donde el dinero importa un pito, donde encuentras personas para quienes vale mucho más la lectura y se llenan de literatura diariamente. Cambia cuando conoces a quienes la lectura ha les enriquecido su capacidad intelectual y les ha ayudado a comprender las situaciones de su entorno inmediato y lejano, a opinar sobre ellas y aportar soluciones. Es ahí donde te das cuenta cuenta de que leer lo es todo.

Leer requiere de tiempo y paciencia para construir una muy buena biblioteca personal donde converjan diversas corrientes literarias.

Además, al leer de manera constante y apasionada te puedes dar el lujo de convertirte en un referente lector de manera sencilla: tomar un libro de cuentos infantiles, pedirle permiso a una maestra de una escuela cercana y sentarte a leerle ese cuento a esos niños; luego invitar a tus amigos profesionales de todas las áreas para que hagan el mismo ejercicio.

Así tendremos la oportunidad de demostrarle a las nuevas generaciones que la lectura es importante para todas las profesiones. Así ayudaremos a construir un mundo mejor por medio de le lectura por placer.

Sembrar un árbol es muy importante porque ayuda al medio ambiente, pero sembrar lectores nos ayuda a cuidar ese medio ambiente de todos los malos tratos que el hombre le genera como consecuencia de la falta de lectura.

Por eso es hora de dejar de adorar al “dios dinero” para adorar a la “diosa lectura”, que nos guiará por el camino correcto lleno de sabiduría y respeto a la naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *