De gira (1)

Me encuentro de gira por el sur de Bolívar, con el programa de LaCaLiLe “Buscando Lectores” que es el estandarte de todos nuestros programas de promoción de lectura por placer.

Salí el sábado 25 de mayo rumbo a Magangué- Bolívar, para embarcarme el domingo 26 en una chalupa, la que me llevó a Montecristo en el mismo departamento. Ese viaje en total duró 12 horas, primero 7 horas en carro y luego 5 horas en la chalupa. Para llegar a Montecristo se tiene que pasar por los paisajes más hermosos que nos ofrece Bolívar, por los ríos que lo surten de agua como son el Magdalena y el Cauca, la vista de las montañas en todos sus verdes es realmente ¡Espectacular!

Ya en Montecristo, un pueblo que tiene como pared protectora una gran montaña, me sorprende ver que su calle principal la pavimentaron desde la última vez que estuve por aquí, esto hace que el pueblo se vea más organizado.

La bibliotecaria, Silena Martínez Angarita, es una de esas mujeres del campo colombiano que siempre están dispuestas a dar más tiempo del que pueden, con tal de que el proyecto lector no se paralice, razón por la cual, en el núcleo educativo de su municipio goza de mucha credibilidad y respeto, con ella siempre salen las cosas bien porque lo arregla todo rápido, hacemos las distintas visitas a las escuelas y a los niños de primera infancia, siempre propone un espacio más para explorar como me sucedió esta vez.

Fue así como terminamos en la plaza principal con LaCaLiLe, y esperemos a que los niños llegaran y les dimos la oportunidad de tener un espacio nuevo de lectura. Realmente fue todo un éxito esas 3 horas que estuvimos en la plaza, tanto que el comandante nuevo de la Policía Nacional, sin ser invitado se acercó por iniciativa propia a leer y compartir con los niños asistentes, solo ese hecho nos llena de alegría y satisfacción, si más profesionales sirvieran de referentes lectores espontáneos… tendríamos una sociedad mejor.

De Montecristo salgo para San Jacinto del Cauca, el pueblo que he denominado como el cuento de García Márquez “La siesta del martes”, por su temperatura después de la 10 a.m. nadie se atreve a salir a la calle, ni los muchachos birria que están aprendiendo a manejar moto. Ya en la próxima nota les cuento como es este pueblo de Bolívar, el más alejado de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *