A mitad de la gira

Ya estoy en el municipio de Morales listo para iniciar las actividades de promoción de lectura en voz alta por placer que vengo desarrollando desde Brisas de Bolívar, corregimiento de Cantagallo, en el sur del Departamento de Bolívar. A pesar del fuerte invierno y las lluvias he logrado visitar cada uno de los municipios de la agenda. Quisiera resaltar el cariño con el que he leído para los niños y niñas de estas tierras olvidadas de la Colombia profunda desigual.

Pero esos temas casi políticos no son los míos. Lo que quiero es contarles la felicidad de los niños con los nuevos cuentos que he traído en La Carreta y en especial dos que quisiera resaltar por la altísima calidad de sus ilustraciones.

1) Cuac Cuac, de Mena Cotti
Editoria: SM

Se trata un libro sonoro para primera infancia, y cuando hablo de un libro sonoro es porque es un bello libro ilustrado para pequeños lectores oyentes de 0 a 6 años, quienes lo disfrutan con mucha alegría al escuchar que un pato los saluda con su Cuac, cuac. Este pato camino a casa se encuentra con otro animales con los que intercambia ese saludo sonoro que solo los animales entienden, pero que a los niños les causa una enorme felicidad. Cuando escuchan a un pato saludar a un pollito – cuac, pio – y luego a una rana – cuac, croac – los niños se conectan de inmediato.

2) El vuelo de Osvaldo, de Thomas Baas
Editorial SM

Es un bello cuento ilustrado por su autor que nos cuenta la historia de un hombre solitario que tiene como compañía a un pájaro de nombre Pio pio. El pájaro llena de alegría solitaria de este hombre, hasta que un día decide no cantar más para su gran amigo, haciendo hace que Osvaldo, que es como se llama el hombre solitario, se preocupe y trate de buscar las formas de que Pio pio vuelva a ser su compañero alegre y divertido que le alegraba las mañanas con su canto al salir y regresar de su apartamento. Pero no lo consigue con los primeros intentos. Luego de muchos ensayos consigue una planta mágica que se riega por toda la ciudad, obligando a Osvaldo a salir de la ciudad, cuyos límites nunca había traspasado, a buscar a su amigo Pio pio. Es en ese momento en el que se da cuaneta de que el pájaro necesita estar en su entorno natural: ese es el lugar en el que realmente donde debe vivir. De regreso a su apartamento se da cuenta que una vecina los esta esperando preocupada por su repentina partida. En ese momento establece una relación con ella que les aportará toda la felicidad que necesitan.

Estos dos cuentos, amigo lector, son los que me tienen muy contento porque los lectores oyentes los han recibido con mucha alegría al escucharlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *